22 DE SEPTIEMBRE DÍA DEL ABANDERADO

El Jefe de Ceremonial y Protocolo, el señor Jorge López nos cuenta y explica ¿por qué? es el día del ABANDERADO.

Se considera que el 22 de septiembre es el “Día del Abanderado”, en recuerdo del joven rosarino Mariano Cleto Grandoli, que en esa jornada de 1866, murió heroicamente en el asalto a la fortaleza paraguaya de Curupaytí, durante la Guerra de la Triple Alianza, mientras hacía ondear la bandera que juró defender sobre la muralla que las tropas argentinas procuraban doblegar. Tenía 17 años. La enseña, verdadera reliquia patriótica, perforada por catorce balazos y manchada con la sangre de su portador se preserva en el Museo Histórico Provincial de Rosario.

En la Antigüedad, las banderas eran consideradas objetos religiosos del más alto valor; por ello los abanderados y escoltas se elegían entre los guerreros de mayor bravura y sagacidad. Debían defender sus banderas aún a costa de la vida, pues su pérdida señalaba que los dioses los habían abandonado y muchas veces esto decidía la suerte de las batallas. Era un honor desempeñar tales funciones; quienes lo hacían gozaban de gran prestigio pues representaban a todos y a cada uno de los miembros del ejército y aún a todos los que formaban su pueblo. Si el abanderado moría en el campo de batalla sus escoltas empuñaban la bandera, sucesivamente. Si estos caían, eran reemplazados por cualquier soldado que se congregara para proteger a su enseña.

Actualmente, al evolucionar las ideas, ser abanderado o escolta sigue siendo un gran honor cívico; el espíritu de sus antecesores debe vivir en quienes lo son hoy. Se espera de ellos que tengan plena conciencia de lo elevado de su función y están representando a sus compañeros y a la institución. Por lo tanto, si bien el honor correspondiente al abanderado es superlativo no es menor el que toca a los escoltas. Si en algún momento de la ceremonia, el abanderado ve afectado su buen estado físico, será el primer escolta quién lo reemplace y otro alumno designado por el docente a cargo pasará a ocupar la función, para que el equipo esté siempre completo.

Para izar o arriar la bandera se invita a los alumnos del Establecimiento.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

SEGUINOS EN